Sé escuchar esa parte de la mente de la que no te das cuenta

Te resumo mi trabajo…

A ver, no creas que se trata de algo mágico o esotérico o algo así. Esto mío tiene mucho menos glamour.

Verás, más del 95% de la mente es inconsciente. Es así, la mente va haciendo a su bola, sus cosas, gobernando el cuerpo, orientándolo. Está para eso, y que mientras tú no te enteres.

No es solo que no te enteres de lo que hace esa parte de la mente, es que si tuvieras que estar tú pendiente de todo eso, con tu mente consciente, sería un absoluto desastre.

Es que hace de todo. Fíjate: hace que te crezcan las uñas, que sudes, que segregues hormonas, que sueñes que sabes volar, que salives cuando ves un bombón, que tartamudees cuando te saluda un bombón …

El dolor también es una de las cosas que hace la mente. Sí, empieza donde sea, por lo que sea, pero quien cocina eso que sientes cuando te duele, es la mente.

Y ojo, porque todo lo que hace la mente inconsciente lo hace por algo, o para algo.

Yo soy muy bueno en entender para qué tu mente hace que te duela eso que tu médico dice que ya no debería estar doliéndote, o cuando te dice que no ve nada raro en las pruebas. Ya sabes.

Repito esto, es que es importante: la mente crea el dolor para algo. Y comprender para qué lo hace está muy bien, más que nada porque así podrás conseguir que deje de dolerte.

Mira, esa parte de la mente será inconsciente, pero no es una pesada sádica que se entretiene dándote la brasa todo el rato, con una letanía machacona en forma de dolor.

Lo que pasa es que es persistente, y cuando tiene algo que decir, te lo dice las veces que haga falta. Y lo seguirá diciendo mientras no te des por enterado.

Eso sí: cuando ve que has captado el mensaje y le haces caso deja de enviarlo. Es entonces cuando el dolor desaparece

Pues eso es lo que hago. No creas que por ello soy un tipo especial, con un don a algo así.

Esto mío es  todo menos espectacular. Mi tarea es el resultado de aplicar la ciencia, y bueno, la ciencia siempre tiene mucho más de método que espectáculo.

Llevo unos años dedicándome a esto. He estado colaborando con prestigiosos institutos y profesionales de toda España, ayudando a personas, enseñando a otros a hacerlo, dando conferencias…

Ahora sobre todo trabajo por internet.

Es genial, puedo ayudar a personas con dolor en pantuflas. Que no es que me gusten especialmente, pero a lo mejor a mis clientes sí, y es más cómodo para todos hacerlo desde casa.

En fin, ese es mi oficio, y está muy bien.

Si te interesa saber más puedes suscribirte a mi lista, verás que tengo grandes historias que contarte. Historias duras, pero hermosas, historias de dolor y crecimiento que encierran grandes lecciones de vida para quien quiera escucharlas. 

Al suscribirte además te regalo una de las herramientas que utilizo en mis programas y que está superbien porque alivia el dolor de forma instantánea, en cualquier lugar, las veces que quieras, sin efectos secundarios ni nada.

Puedes apuntarte aquí: